29.5.08


Cuántas horas habría pasado tumbada en la parte trasera del coche de su padre leyendo, devorando un libro tras otro, metiéndose en la piel de cada protagonista, viviendo con ellos aventuras y desventuras. Viajaban continuamente y, por necesidad, se había creado un mundo a medida en el que se sentía tan segura que ya nunca volvería a salir de allí. Nunca, y eso, no le importaba lo más mínimo.

Ilustración: Meritxell Ribas

6 comentarios:

molinos dijo...

Me encanta!!!..esa soy yo...

jordicine dijo...

Pues habrá que salir... creo. Un petó.

SuprarRomantic Warrior dijo...

Guardate de las burbujas pueden ser peligrosas.

didac dijo...

pues si es feliz ke se quede .....
kuidat

mandawebos dijo...

Cada uno tenemos nuestro particular mundo, ¿porqué el suyo iba a ser peor?
Pues eso.
... besos ...

Mary dijo...

ME ENCANTO TU BLOG

Y TAMBIEN TUS ESCRITOS

VOLVERE¡