13.3.07

Ellas

Creo que no he hecho esto antes por pudor, por miedo a parecer cursi, por no saber encontrar las palabras adecuadas para que lo expuesto resulte creible, honesto y vacío de superficialidad.
Una tiene ya una edad, tal vez no muy elevada, pero desde luego ya no soy una jovencita de hormonas descontroladas ni una ingenua con demasiados pájaros en la cabeza.
Bien, a lo que iba. La vida da muchas vueltas, llegados a cierto punto todos tomamos un camino, no importa hacia qué dirección, pero lo tomamos. Y en él vamos dejando gente a la que queremos mucho, gente con la que hemos compartido buenos y malos momentos, el día a día, risas, anécdotas y miles de cosas más. Digo que las dejamos porque así es, y no significa que las olvidemos, simplemente nos distanciamos y, con suerte, mantenemos un contacto más virtual que otra cosa, pero contacto al fin y al cabo.
Echo de menos a muchas de esas personas. Amigos y amigas que siempre llevo en el recuerdo y que se me aparecen cuando menos me lo espero a través de una canción, un lugar o una imagen.
Y me acuerdo de que envidiaba a esas chicas que, como en las películas, disfrutaban de un grupo de amigas, sólo ellas, con sus cenas y salidas, sus confidencias y su amistad que parecía estar por encima de todo.
Al pensar en eso me sentía cursi, no iba conmigo. ¿Un grupo de chicas, sólo chicas? ¿A santo de qué? Además, es que yo siempre me he llevado mucho mejor con los chicos que con las chicas. No sé por qué, será el carácter o la forma de ver las cosas…no sé.
Y fíjate que ahora, después de tantos años, me veo rodeada de seis estupendas personas, seis mujeres extraordinarias. Y me encanta.
Me pillan en un momento de mi vida en el que mi tiempo se ve reducido a la mínima expresión, no puedo dedicarles todo el que merecen y que a mi me gustaría. Pero ellas lo saben y con eso basta.
Y con estas líneas tan sólo quiero dedicarles un pequeño homenaje, una forma de dar las gracias por los momentos vividos, compartidos y por la certeza de que esto no ha hecho más que empezar. Gracias.

*Para Anna, Anna, Anna, Ana, Mar y Sílvia

7 comentarios:

kitty-wu dijo...

MEAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

snif snif que emoción

:))))))

Apolo dijo...

¿Por qué cursi? Son verdades como puños. En mi colla llevamos juntos doce años, con las historias que ello conlleva, tanto de amoríos (esto parecía beverly hills con quince años), como de amistad, como de confianza, como de madurez o vivencias. Vamos, que parece toda una vida. Ahora, cada uno con sus problemas, nos hemos distanciado bastante pero seguimos juntos cuando tenemos que estar juntos.
Y no hay nada más bonito que tu gente demostrando que te quiere y viceversa.
Un saludo.

sofia con sombrero mexicana dijo...

pon acento mexicano y con voz paulina rubio te digo: ¡ arriba esas mujeres !

fede dijo...

es rarisimo eso de ir dejando los amigos x el camino, princess...es MUY ASI tambien lo del camino...de repente, estamos aqui parados pero de que se trata esto????

estaba bien cuando no las tenias, y ahora ocurre que las tengas, y barbaro!

beso
f. (escuchando "normal" de bel divioleta)

camaca dijo...

Gracias a ti, princess.
MEA!!!

Kuin dijo...

GRÀCIES a tu! Casi em salta la llagrimeta, podrida...

Kuin

sergisonic dijo...

bonito y sentido, y está muy bien clamarlo a los cuatro vientos, que a veces nos reprimimos.