18.12.06

¡Pues vaya!

“P.G. Wodehouse sin duda es el escritor más divertido que haya vertido sus ideas sobre un papel”
(Hugh Laurie)


P.G. Wodehouse.
Sir Pelham Grenville Wodehouse nace en Surrey (Inglaterra) en 1881 y muere en 1975 a la edad de 93 años y con más de 100 novelas, 30 obras de teatro y unos 20 guiones para la televisión a sus espaldas.
Inexplicablemente no es un nombre conocido para la gran mayoría, y sus novelas son completas desconocidas para muchos lectores.
Yo, como legado de mi abuelo y luego de mi padre, tengo el placer de conocer su obra desde hace ya muchos años, y no puedo pasar sin recomendaros o al menos hablaros de este genio del humor que ha sido un referente para otros escritores del género como Tom Sharpe.

Para abrir boca, y como ejemplo de lo que sería un comienzo perfecto para introducirse en el alocado, divertido, exquisito y desternillante mundo de Wodehouse, os recomiendo “¡Pues Vaya! Lo mejor de Wodehouse”.
Publicada para conmemorar el 25º aniversario de su muerte, esta antología recoge los mejores relatos, trabajos no publicados anteriormente y algunos fragmentos autobiograficos, todo seleccionado por las distintas asociaciones dedicadas a la memoria del autor que hay alrededor del mundo.

Después de una introducción a cargo del actor británico Stephen Fry, nos encontramos con una pizca de cada uno de los personajes y ambientes que Wodehouse creó durante toda su carrera.
Así, empezamos con una serie de relatos donde el infalible Jeeves junto con su señor, el joven y alocado Bertie Wooster; serán protagonistas de las historias más hilarantes, llenas de confusiones, equívocos y personajes pintorescos.
Le siguen unos cuantos relatos agrupados bajo el título de Blandings, el castillo de Lord Emsworth, donde lo mejor de cada casa se reune para disfrutar de una velada al piano o de un paseo admirando los jardines del anfitrión; todo siempre amenizado por las historias más inverosímiles y las situaciones más divertidas.
Hay también una serie de relatos ambientados en el club de Los Zánganos. Local londinense, en el que los jovenes aristócratas pasan las tardes bebiendo brandy y charlando de los temas más insustanciales.
Psmith (la p es muda), también tiene su lugar aquí. Dos relatos nos lo presentan y nos dejan con ganas de más.
Golf y otros relatos, agrupa seis divertidas historias donde la aristocracia y su “tiempo libre” vuelven a ser los protagonistas.
Otros relatos nos hablan de Ukridge o El señor Mulliner.

En todos los casos, personajes que configuran las novelas de este divertido escritor.

Cierran la antología una serie de textos agrupados bajo el nombre de Teatro/Hollywood y Ensayos, versos y pensamientos sobre autores y literatura.

En resumen, un completo viaje al interior de este selecto mundo creado por Wodehouse, del que no se salva nadie. Una crítica salvaje a la aristocracia británica más rancia en clave de humor.

*Pasaje en el que Lord Emsworth reflexiona sobre el tarambana de su hijo menor, Freddie Threepwood:

"A diferencia del bacalao macho que, una vez convertido en padre de tres millones quinientos mil bacaladitos, decide animosamente quererlos a todos, el aristócrata de nuestros tiempos se da cuenta de que su hijo menor es un perfecto incordio."

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Me lo apunto para la cartita a los magos (que dicen ser reyes).

Este año no merezco carbón!!! ja ja ja.

Por cierto, me encanta la foto de Robert Doisneau que tienes en el encabezado "Baisser a l'Hôtel de Ville" no??? que la critique quien quiera, pero es una de mis preferidas.

un beso mago

Princess Valium dijo...

Ya verás como no te arrepientes :)
Un petó!

P.D: Sí, la foto es de Doisneau, y tienes razón, aunque ahora la critiquen y digan que la pareja no eran más que unos modelos, ¡que más da!, la foto es preciosa

Namasté dijo...

Ya me gustaría poder leer más .
Ahora ando con estudios y se me van los dias entre currar y estudiar. ME faltan horas.... no obstante, ya tengo una buena recámara de libros para cuando termine... que algún día será.

Gracias, princesa

Anónimo dijo...

apuntado en la lista invisible