5.4.09

Gris


El mundo que la rodeaba se había vuelto gris. Paisajes idénticos llenos de rostros impasibles; edificios sin alma, calles sucias y el aire cada vez más irrespirable. Sentía que poco a poco su corazón se encogía, cada vez había más hueco en su pecho y menos placer escondido entre los poros de su piel. Necesitaba sentir, vibrar, disfrutar y volver a sonreir. Y de entre sus sueños, unos ojos la observaban y le sonreian con timidez. A su alrededor brillaban los colores y el viento soplaba perfumado, despeinando su melena y acariciando su piel. Tal vez esos ojos presagiaban el cambio, algo por lo que luchar, la certeza de saber que lo bueno está por llegar, y que el gris, algunas veces, cambia de color.

Illustración: Benjamin Lacombe

5 comentarios:

Vanlat dijo...

vibra,
vibra,
vibra...

Pez Susurro dijo...

Te he echado MUCHO de menos, Princesa.
Mucho...

Gracias por seguir ahi...

Me quedo contigo...

DANI dijo...

Seguro que lo mejor está siempre por llegar ;)

Petons guapa

Arkadas de Hipokresia dijo...

Si pudieramos vivir en los sueños a veces... A veces, sólo a veces...

M. dijo...

a ver si entonces nos encuentran los colores...el otro día yo vi un naranja a lo lejos..voy a ver si me acerco.
:-)