15.5.08

Un nuevo camino

Para O.

La pequeña niña de las coletas había crecido. El sombrero de princesa que tanto le gustaba quedó abandonado en un cajón y la purpurina dejó de brillar. Dejó de soñar como antes hacía; el parque, las hormigas, ese gato de ojos amarillos; era todo como un sueño que con el tiempo se desvaneció.
Ahora mira el futuro con miedo y esperanza porque necesita hacerlo, así debe ser. Sabe que no está sola, sabe que quien le ama se lo susurra cada noche, a veces sin palabras, pero lo hace y a ella le vale así. Sabe, también, que el camino es largo, incierto, y que debe ser fuerte para poderlo afrontar por si misma. Está decidida a dejar de lado la dependencia y la nostalgia que tanto daño le hacen. Sonrie porque nuevas manos le sirven de apoyo y el sol hoy brilla color naranja.

6 comentarios:

jordicine dijo...

Sólo una palabra: BIEN! Un petó, Princesa.

Anónimo dijo...

S.G.

No deja de sonreír cuando, espoleada por la fuerza de ese sol naranja en la cara, se acerca al espejo y lo que ve, después de muchas semanas, empieza a gustarle. A gustarle mucho aunque continúe extrañando algo.

Sonríe. Suelta su pelo. Teje dos alegres coletas. Se acerca al cajón para recuperar el sombrero de princesa y la purpurina huérfanos.

Ahora la nueva princesa ya no extraña nada. El sol naranja sigue ahí fuera; brillando aún con más intensidad.

camaca dijo...

:)

goloviarte dijo...

gracias por el post
te invito a participar en mi blog directorio aquiestatublog.blogspot.com
pasa por el blog y deja el tuyo en el libro de visitas,te conoceran un poco mas
visito e invito a los mejores blog,pero si consideras que esto es spam,te pido perdon
y si quieres al visitarme mira un poco de publi,eso valora mi trabajo,gracias

Kuin dijo...

Poc a poc...

Petons rubi!

Alive dijo...

Jolines
debes haberme pillado sensible total(debes no,vamos te aseguro que asi es),pero he leido tu post y no puedo dejar de llorar!!
Yo quiero dejar de lado la nostalgia,hacerme cargo de verdad que el camino es largo y aunque incierto puedo afrontarlo,y sonreir.
Pero eso me dirige a tu anterior post,y solo me acecha la tristeza a ratos,todo me ahoga y no encuentro la puerta.
No para que me lleve al otro lado,si no para poder entrar al lado en el que quiero y debo estar y ahora,me ha dejado fuera.
De todas maneras,un beso grande!