25.2.08

Trazos



De noche dibujaba sus sueños sin pensar en que tal vez se hicieran realidad. No sabía, la princesa, que es peligroso soñar despierto, que nunca se sabe lo que puede pasar. Por eso el carbón de sus dedos nunca desaparecía; por mucho que se lavara las manos no conseguía eliminar el rastro que impregnaba sus yemas. De día tropezaba con cada uno de sus dibujos sin darse cuenta de que era ella quien había moldeado sus figuras, sus deseos y hasta sus sueños. Y sin saberlo se adentraba en un bucle sin fin, en un laberinto sin salida, una espiral en la que no se sabía dónde empezaban sus propios sueños y los sueños de todo aquello que creaba con su manos. La última noche de ese último mes, dibujó un gato negro de ojos amarillos. El gato la miró y con un maullido la guió hasta lo que sería el final de su camino. A partir de entonces, pasaría a ser parte del sueño de otro.

Ilustración de Meritxell Ribas (Pincel de zorro)

6 comentarios:

jordicine dijo...

Los sueños, sueños son. O no? Espero no soñar con ningún gato negro. Yo soy muy supersticioso. Ja ja ja. Un beso.

molinos dijo...

Precioso relato y preciosa ilustración.
Qué gusto da leerte otra vez, rubi.

Besos

DANI dijo...

:)

Muakkksss

Carz dijo...

Ser materia en el sueño de otro.

Si lo conseguimos, de alguna manera alcanzamos la transcendencia: es un sueño habitar en el sueño de otro, cuando no puede usar las armas cotidianas que nos deshumanizan fuera del cabaret mágico de la locura.

Cortar el hilo de Ariadna para perdernos en el laberitno.

Un beso.

Kuin dijo...

Mmmm com sempre, estic encantada de poder-te tornar a llegir!

M'agrada molt la il.lustració també!

Petons!

sergisonic dijo...

Qué microrrelato circular más chulo, saltando de nube en nube, de sueño en sueño...¡me ha gustado mucho!

ps.- ¿te ha gustado Pincel de zorro? A mí me encantó (me lo regaló, firmado y dedicado, mi amigo tebeonauta y sonámbulo Raule (http://eltebeonauta.blogspot.com/): échale un vistazo a Vidas a contraluz (http://interferenciasonica.blogspot.com/2006/10/vidas-contraluz-de-raule-roger.html) o Jazz maynard, ambos publicados aquí por Diábolo Ediciones. El segundo lo publicó en Francia Dargaud).