18.4.07

Fragmentos IX

"...Cuando cerró la puerta de cristal y estuvo recluido en el baño, vislumbró con satisfacción cierta posibilidad inesperada: quizá lograse vaciar su estómago sin que Himiko lo pillara. Si al menos pudiera vomitar con la delicadeza de un saltamontes...
De rodillas, apoyó los codos en la taza del retrete, bajó la cabeza y esperó, en actitud de piadosa oración, a que la tensión de su estómago explosionara. Su rostro, antes frío por completo, ahora se sonrojaba de calor, y enseguida volvía a entumecerse y helarse. Visto desde su posición, el retrete era una inmensa garganta blanca, con agua clara en su estrecho fondo.
La primera oleada de náusea lo golpeó. Bird emitió un sonido como un ladrido. El cuello estirado se le endureció y vomitó violentamente. Un líquido picante le llenó la nariz y las lágrimas se le escurrieron hasta la porquería que tenía pegada alrededor de la boca..."

Una Cuestíón personal de Kenzaburo Oé

5 comentarios:

"RigÄn" dijo...

ola princesa,eres una chica muy interesante, gracias por ver mi blog y opinar siempre con tanto criterio.

Gaby dijo...

Son las 10:06 exáctamente,en el momento de leer tu post, y el desayuno ha dado una vuelta de campana para no seguir los pasos de tu texto...

impresionante.Muy grágico y visual.

Toi pensando...es indecente que te proponga que nos linqueemos?¿Es necesaria más intimidad?Al fin y al cabo, todos los días me paso por aquí... ;)

Besos...
(Me alegro que el sol halla aparecido por tu tierra...cómo la hecho de menos)


G.

Gaby dijo...

;)

el santo job dijo...

qué bien escribe el japo este....
(o por lo menos, qué bien descrito está) yo ya he desayunao =)

Botas de agua dijo...

brutal. Yo quiero leer a quien escribe así... oí hablar de oé pero nunca lo leí ;)