6.2.07

Brisa

Y se fue. Me dejó en una espera que nunca termina. Con la brisa que arrastra su aroma, su voz y esos ojos negros que se clavaban, que atravesaban y me adivinaban a cada momento.
¿Me traerán las hojas que el viento empuja alguna de sus palabras?
¿Y si en alguna de ellas hay algún te quiero tatuado?
Seguiré esperando.

*Ilustración de Rébecca Dautremer

2 comentarios:

mutek dijo...

Que bonic això que has escrit, tornes i tornes i tornes a meravellarme.

Un petó.

DANI dijo...

Si escuchas bien esas hojas, probablemente habrá alguna de sus palabras y el te quiero ya lo llevas tatuado.

Espera pero no deseperes.

Un beso paciente